• Home
  • Optometría pediátrica

Optometría pediátrica

 En un niño, el desarrollo visual es un proceso complejo y largo en comparación con otros sistemas sensoriales. Es muy importante saber si su evolución está siendo correcta y si se está realizando una correcta integración de las habilidades visuales con otras habilidades como son las habilidades visuocognitivas, psicomotrices o auditivas.

Por ello es fundamental hacer una evaluación visual pediátrica.

 

¿Cuándo se puede hacer un examen visual a un niño?

Desde los primeros meses de vida, es posible hacer una evaluación visual a un bebé, ya sea por prevención, por antecedentes familiares o bien por la existencia de alguna anomalía detectada.

Generalmente, un niño no conoce la diferencia entre ver bien o mal por lo que, de manera preventiva, se deben realizar exámenes visuales a niños:

  • – Antes del primer año de vida
  • – Entre los 2 y 3 años
  • – Entre los 4 y 5 años, para conocer si sus funciones visuales estarán preparadas para afrontar las tareas escolares y el comienzo futuro de la lectoescritura
  • – A partir de los 6 años se recomienda una evaluación anual

¿Cómo se puede hacer una evaluación visual en niños muy pequeños?

Realizar evaluaciones visuales en bebés y niños muy pequeños, es posible gracias a que se emplean materiales y test específicos para poder hacer un examen visual independientemente de su nivel de lenguaje.

¿Los niños pueden utilizar lentillas?

Somos centro referencia en adaptación de lentes de contacto en niños y bebés desde pocos meses de edad. En ellos, la edad cronológica no marca la pauta para la adaptación sino su necesidad visual. Con una dilatada experiencia, adaptamos lentes de contacto en niños y bebés con protocolos específicos para casos pediátricos, lo que nos hace clínica de optometría referencia para estos casos por muchos hospitales y oftalmólogos con los que tenemos que trabajar de forma interdisciplinar.

¿Qué le pasa a mi [email protected]?

Cuando en un niño apreciamos dificultades en su rendimiento escolar, hay que descartar que no haya alteraciones visuales que estén afectando. Ver el 100% es muy importante sin embargo nos podemos encontrar alteraciones visuales que influyen en el rendimiento escolar.

Podemos encontrar defectos refractivos (graduación) sin detectar, dificultades de enfoque, encoordinación binocular, movimientos oculares con poca precisión o dificultades en el procesamiento de la información visual, visión del color, entre otras.

Para poder saber dónde están las dificultades, hacemos una evaluación específica, que es nuestro Estudio de los 60 puntos.

 

Nuestra manera de trabajar es interdisciplinar, esto es, trabajando conjuntamente con todos los profesionales que tienen que tratar al niño en su día a día para que podamos ayudarle lo máximo posible entre todos. La comunicación con oftalmólogo, pediatra, equipo docente, orientadores, psicólogos psicopedagogos, logopedas, etc es muy importante.

¿Qué síntomas podemos encontrar?

Hay muchos síntomas que pueden estar relacionados con posibles problemas visuales pero podemos destacar:

  • – La claridad de visión fluctúa o cambia a lo largo del día de lejos y/o de cerca
  • – Hace guiños para ver de lejos
  • – Dificultades para mantener la concentración en lo que lee o en tareas de cerca
  • – Se acerca o aleja para leer, evita la lectura y escritura
  • – Tiene dolor de cabeza cuando hace tareas de cerca o después de hacerlas
  • – Al leer, las palabras se amontonan, las ve dobles o las letras bailan
  • – Al leer, el texto se ve borroso a ratos;
  • – Escozor de ojos, quemazón, lagrimeo, incomodidad visual durante o tras una tarea visual sostenida en el tiempo, se frota los ojos (p. e. lectura)
  • – Su postura normal de cabeza es inclinada o girada, cierra un ojo cuando lee
  • – No calcula distancias con precisión, los peldaños, dónde están los objetos, mal rendimiento en deportes de coordinación ojo-mano u ojo-pie
  • – Repite líneas cuando lee, cambia mal de renglón
  • – Baja comprensión lectora o lento al leer
  • – Tiene que usar el dedo, un lápiz, u otros al leer para no perderse
  • – Lento al hacer los deberes
  • – Vocaliza al leer en voz baja
  • – Se salta palabras pequeñas cuando lee
  • – Dificultad o lentitud al escribir o es lento al copiar de la pizarra
  • – Lento al hacer los deberes
  • – Vocaliza al leer en voz baja
  • – Se salta palabras pequeñas cuando lee
  • – Dificultad o lentitud al escribir o es lento al copiar de la pizarra

Tu privacidad es importante para nosotros Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (e.g., idioma) y publicitarios, incluido el mostrarte publicidad personalizada a partir de un perfil elaborado en base a tu navegación. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”    Más información
Privacidad